TE ACOMPAÑO

Descubrí la figura del acompañamiento a la maternidad cuando el hecho de convertirme en madre era solo una mera idea, un plan para algún momento del futuro. Aún y así, cuando me imaginaba a mi misma embarazada y sobre todo pariendo, me costaba mucho hacerlo en las circunstancias y el entorno que hasta entonces conocía por lo que había visto o me habían contado: prisas, falta de intimidad, una sala fría, unas personas a las que no conocía…

Fue entonces cuando empecé a interesarme por cómo debería ser en realidad el entorno que rodea al embarazo y al parto, qué era realmente lo que una mujer necesitaba en esos momentos y cómo repercutía directa o indirectamente al bebé todo lo que la madre y él mismo vivían en ese momento tan trascendental.

Me enamoré. Entendí que detrás de algo tan sencillo y natural como es parir y llegar al mundo con amor y respeto se encontraba el secreto. Debía estar ahí, acompañando y cuidando de ese momento tan especial, tan sagrado en la vida de las mujeres.

Niños que son amados y respetados desde el útero, se convierten en adultos que saben amar. Mujeres que viven el parto que desean, renacen madres fuertes, sanas, confiadas, seguras de si mismas y capaces de criar a sus hijos y de emprender cualquier reto en su vida.

Por eso, sea cual sea tu filosofía de vida, sean cuales sean las circunstancias que te rodean, el tipo de parto que desees, las dificultades que puedas tener en tu embarazo, si no has tenido el parto que deseabas, si estás viviendo un post-parto difícil o una lactancia complicada… puedo ayudarte.

Estoy aquí para escucharte sin juícios, para informarte de todos los caminos que se abren ahora ante ti, de las ventajas y de los inconvenientes, para que tu, vosotros, podáis elegir aquello que mejor se adapte a vuestra manera de ser y de sentir para disfrutar de esta etapa vital. Estoy aquí precisamente por y para ti.

«Nací para acompañarte, para respetarte, para honrarte, para protegerte, para cuidarte, para sostenerte… Nací para susurrarte al oído que puedes hacerlo.»