En el Parto

La falta o el exceso de información, las malas experiencias de las mujeres de nuestro alrededor, el desconocimiento de cómo transcurre un parto normal hace que al plantearnos el nuestro nos aparezcan miedos, dudas e inseguridades.

Ninguna mujer ni su pareja debería vivir el embarazo y el parto en constante alerta y en guardia para evitar pruebas e intervenciones innecesarias. Está demostrado que un seguimiento exagerado del embarazo normal y el exceso de pruebas durante el mismo, pueden influir negativamente sobre el estado físico y emocional de la mujer.

Ninguna mujer debería estar pendiente y preocupada para que no le administren esto o aquello, le corten aquí o allá, le hagan esta o esta otra maniobra. Le hagan esto o aquello otro a su bebé. No. No debería sentirse amenazada o presionada, ni tratada como si no tuviera poder sobre ella misma.

Como mujer mereces sentirte en plena paz y confianza, protagonista de tu embarazo y de tu parto. Relajada, libre y segura. Y con la confianza absoluta de que eres capaz de viajar a lo más profundo de tu ser y parir a tu hijo. Y como no, los bebés merecen llegar rodeados de paz, amor, respeto y empatía.

Mi labor es estar ahí para recordarte que eres una Diosa. Para que en tus momentos de dudas, miedo y dificultad sigas creyendo en ti y en tu bebé, sobre todo cuando todos hayan dejado de hacerlo.

Tu puedes hacerlo, ¿Cómo no ibas a poder? Solo necesitas creer en ti y en tu bebé, sobre todo cuando todos hayan dejado de hacerlo.

Yo creo en vosotros.

Nunca antes estar bien informados y acompañados fue tan importante como ahora.

No podemos escoger en libertad una de las dos caras de la moneda, si antes no hemos visto ambas caras.

Si quieres vivir tu parto de forma consciente pero te asaltan muchas dudas, si quieres vivir esta oportunidad de transformación y crecimiento desde el amor y la alegría, te invito a que conozcas el plan “dilatación” o “parir en Pareja”.