En las dificultades

¿Has tenido un hijo prematuro?, ¿Has dado a luz a término, pero tu bebé ha tenido que quedarse hospitalizado?, ¿No has tenido el parto que tanto soñabas?, ¿Te sientes incomprendida por tu entorno? o ¿Quizás estás viviendo un puerperio en soledad y con dificultades?

Nosotros queríamos un parto en casa, y fue en el hospital.  Queríamos hacer piel con piel nada más nacer y por ser prematura no se hizo. Me separaron de ella nada más nacer.

No queríamos ni oír hablar de leche de fórmula y la tomó incluso antes que dela de mi pecho. Y así podría enumerar alguna más: chupete, pruebas médicas, la cuna, mucha luz, mucho ruido etc. ¿Por qué os cuento esto?

Si eres una madre o un padre que acaba de pasar por algo así o lo estás pasando en estos momentos ya sea porque has tenido un bebé prematuro o porqué has sido víctima de violencia obstétrica, o por cualquier otro motivo: NO TE CULPES.

Cuando os habéis preparado, cuando llegáis al momento del parto bien informados, bien acompañados, seguros, conscientes, sin miedo y pasan cosas como estas, algo dentro se rompe.

No está todo perdido, algo se pierde (o te roban) es cierto, pero todo lo demás se queda. Quedan millones de minutos por delante, cientos de noches juntos, toneladas de amor que regalaros, litros y litros de leche en tus tetas para amamantar todo el tiempo que queráis, y queda, toda la baba que te va a caer cuando te enamores de tu bebé en cada despertar.

Me atrevería a decir que la maternidad nunca es como la imaginábamos. Pero sin duda nunca he tenido una oportunidad mejor para aprender, crecer y superar toda clase de miedos, dudas y barreras.

Todas vivimos una maternidad diferente, la nuestra, y cuando la abrazas y la amas sea como sea en tu caso, te das cuenta que es perfecta.

Si te sientes identificada, si necesitas respuestas, comprensión o herramientas para gestionar tus emociones. Si quieres, te acompaño, porqué nunca estar acompañados fue tan importante como ahora.

Te invito a que conozcas el Plan Mimando el postparto, puede ser ¡perfecto para tí!